HISTORIA DEL FÚTBOL EN CASTUERA (Capitulo 2)

 

1.924. Fecha de partida

 

Fue precisamente a principios de los años 20 cuando se empieza a jugar al fútbol en las eras de Castuera (entonces tiene 7.400 habitantes) por parte de los muchachos con pelotas de goma y de badana y, también, cuando se decide allanar y preparar un terreno de juego de dimensiones oficiales en “la Arzonilla”, dónde algunos mayores juegan partidos entre ellos y, que se sepa, uno contra otro equipo de fuera de la localidad.

 

Es así que se conserva una crónica no documentada sobre un encuentro disputado el 6 de Enero de 1.924 entre el C. D. Castuera y el Sport Club Ilipense con victoria local por 3-1 y cuya trascripción literal es la siguiente: Con un día espléndido tuvo lugar la bendición del campo de fútbol del CD Castuera, y la inauguración del mismo, jugándose un partido amistoso con el Ilipense Sport Club de Zalamea. La primera ceremonia tuvo lugar a las once y media de la mañana, siendo los padrinos Faustino Gironza y su esposa, Adela Pozo. Después de la bendición, por el cura párroco, Andrés Elguera, los asistentes al acto fueron obsequiados espléndidamente por los padrinos.

 

Por la tarde, a las tres y veinticinco minutos, saludados los capitanes de ambos equipos, dio comienzo el partido con una animación extraordinaria, contribuyendo a ello el ser día de Reyes. Sacan los ilipenses, pero se hacen con la pelota los del deportivos y llevada hasta la portería contraria, no marcándose el primer tanto de la tarde por la precipitación del interior derecha. Dueños del juego los ilipenses, la llevan al campo contrario, pero recogida por el medio centro de los deportivos, vuelve la lucha al campo de los forasteros, y así hasta que los visitantes iban demostraban mayor dominio en la combinación, pero muy poca seguridad en el chut. Terminó el primer tiempo sin que se hubiese marcado algún tanto.

 

Vueltos a la lucha, a los cinco minutos, los deportivos consiguen marcar el primer tanto por medio de José Tena, pero poco después, es llevado el juego a la meta contraria y el árbitro pita penalti, que tirado por el medio centro del Ilipense Sport Club, amenaza empatar, aunque la oportuna parada del portero local consigue que la pelota no entre en la red. Siguen dominando los visitantes que combinan con acierto y en una salida inoportuna de los defensas locales, consiguen el empate gracias al medio centro Murillo. Una indisposición del medio extremo izquierda del CD Castuera, Marín, varió la organización del equipo, pasando el zaguero de éstos, Ezequiel Tena, a Izquierda de la línea de medios y el puesto de defensa fue ocupado por A. Gironza. Con esta modificación se notó el dominio del equipo local que logró marcar otros dos goles. Los Ilipenses conocían mejor el conjunto, pero careciendo de confianza en el chut y perdiendo mucho tiempo con pases innecesarios. Los deportivos, tenían más juego individual esperándose que consiguieran hacerlo con todo el equipo y entonces, indudablemente, conseguirían un juego más lucido y más tantos. El árbitro fue el señor Francisco Echevarría y las formaciones, las siguientes:

 

CD Castuera- J. Zapata, L. Benegasi, José Tena, J. García, B. Cáceres, M. Martín, Aº López, Pedro Morales, J. Murillo, Ezequiel Tena y C. Gironza.

 

Ilipense Sport Club- N. Blanco, E. Sánchez, V. Fernández Blanco, A. Moreno, J. Calero, L. Fernández Blanco, F. Granado, D. Fernández, F. Murillo, F. García y D. Fernández Blanco”.

 

. Al mismo tiempo, si está documentado que en el nacimiento oficial de la Federación Extremeña el 23 de Septiembre de 1.924 en Don Benito con D. Vicente Sanz Diéguez se incluye al Castuera F. C. como uno de los 20 clubs adscritos a dicha Federación; pero poco queda que eso y el recuerdo del nombre de algunos de los protagonistas: el trío de hermanos Pepe y Ezequiel Tena, Antonio y Manuel López, Pedro y Manuel Morales Arce junto con Juan de Escrivá de Romaní y Luxán, Eduardo Vidal (“el médico de la sociedad”) y Pedro “el perito de la langosta”.

 

 historia2


 

Información adicional